Capítulo 8 – Reto #4 a Guaidó

Una solución práctica para establecer el gobierno de transición y convocar elecciones libres.

Principales pautas: El gobierno de transición tendrá como meta primordial organizar las elecciones libres.

Sólo participarán venezolanos. Todos aquellos sobre cuyas nacionalidades haya alguna duda no podrían formar parte del gobierno de transición.

Sólo participaran venezolanos que estén al primero de julio 2019 presentes en Venezuela. 

Lunes 10/06/2019

Capítulo 8 – Reto #4 a Guaidó

Una solución práctica para establecer el gobierno de transición y convocar elecciones libres.

Los pasos serían los establecidos por el presidente(e): Cese de la usurpación, Gobierno de transición y Elecciones libres.

Principales pautas:

El gobierno de transición tendrá como meta primordial organizar las elecciones libres.

La fecha tope para las elecciones sería el 17 diciembre en honor a Simón Bolívar en la fecha en que se conmemora su muerte.

Sólo participarán venezolanos. Todos aquellos sobre cuyas nacionalidades haya alguna duda no podrían formar parte del gobierno de transición.

Sólo participaran venezolanos que estén al primero de julio 2019 presentes en Venezuela.

Menores de 60 años salvo algunas excepciones y para cargos muy especializados.

No haber ejercido cargo público en los últimos 10 años salvo escasas excepciones, por ejemplo, si se trata de alguien que ha sido decisivo para el cese de la usurpación.

Dedicación exclusiva.

Los resultados se deben publicar en un mes.

Los miembros actuales del régimen y los familiares dentro del 2do grado de consanguinidad y tercero en afinidad no pueden pertenecer a la Junta.

Los miembros de la Junta de gobierno serían:

Juan Guaidó, quien nombraría a Ma Corina Machado como vicepresidente o ministro de justicia.

El que haya hecho el apoyo del lado del régimen, aunque sea del actual régimen.

Si, por ejemplo, un militar logra la renuncia o el derrocamiento del régimen, esa persona será miembro de la Junta de gobierno, sea quien sea.

Nombra a otro miembro de la Junta que no sea militar que no haya tenido cargo durante la gestión de Maduro

Serían hasta ahora 2 de oposición y 2 pro-Chávez.

El 5to miembro de la junta sería el más alto cargo de la iglesia en Venezuela o el más antiguo dentro de la conferencia episcopal sin importar la edad

El vaticano no participaría en la conformación de la junta. El miembro de la iglesia debe estar en condiciones de soportar las previsibles presiones de parte del vaticano incluso a costa de abandonar los hábitos eclesiásticos

No empresarios, banqueros ni inversionista.

Un representante de la sociedad civil (de una ONG) sugerido por parte de la OEA

Un ciudadano que esté en Venezuela que este bien posicionado en las redes sociales propuesta por Guaidó y el militar que participó en el cese de la usurpación. La votación, entre 3 candidatos, se efectuará en 1 día por las redes sociales en forma pública.

Encerrados los 7 por 30 días hasta que se establezcan las elecciones, así como se reúne el conclave eclesiástico para elegir al papa. Si en 30 días no han resuelto se sustituirán y se reevaluará la situación. Estarían encerrados los miembros de la transición hasta que esté todo listo para unas elecciones libres

La Junta invalidaría los cargos de fiscal general, embajadores, etc.

No habrá fiscal general solo los fiscales superiores de cada estado nombrados para el 1ero de julio y una comisión judicial con 7 miembros, electos por mayoría simple.

Un magistrado del TSJ actual, uno del TSJ legítimo, un expresidente del TSJ podría ser la Dra. Cecilia Sosa Gómez.

Los 3 presidentes de los colegios de abogados más grandes de Venezuela como son Distrito Federal, Carabobo y Zulia.

Con estos llevamos serían 6, el 7mo lo nombraría los 3 presidentes de los colegios por mayoría simple.

La vigilancia del proceso sería por parte de los cascos azules de la ONU y los civiles voluntarios.

La ONU, OEA y UE serían los observadores.

Ingreso de la Ayuda humanitaria otorgada por la ONU

Asistirían el ingreso de la ayuda humanitaria EE. UU., Brasil, Rusia y China coordinados por un comité internacional compuesto por ONU, OEA, UE y el Grupo de Lima que controlarían el apoyo militar que realiza la entrega.

EE.UU. en occidente, Brasil en el sur, Rusia en el norte y China en oriente con generales para organizar la operación.