CAPÍTULO 4 NO IMPORTA DONDE ESTÉS, PUEDES SER CIUDADANO

El objetivo es coordinar esfuerzos para integrar la comunidad latina con la de origen anglosajón. Se está presentando la circunstancia del encuentro de dos intereses compatibles. Por una parte, existe en Utah y Arizona la necesidad de inmigrantes para crecer aspirantes que reúnan el perfil adecuado. Esto es que tengan un estatus legal, que sepan adaptarse, que cumplan la ley. Por la otra parte, los latinos quieren adaptarse al estilo de vida americano más genuino, integrarse al sistema americano, no al estilo de frontera, como en Florida o Texas.

17/04/2019

Tuve inconvenientes de logística en el vuelo de regreso y sufrí un ataque cibernético que produjo la pérdida de una parte de la información, fotos y videos que había recopilado en la reunión donde estuve esta semana en Utah y Arizona. Pero, que aún así, traigo una energía impulsadora de la asociación de la diáspora para el rescate de los valores ciudadanos. Les invito a promover, aunque sea en pequeños grupos, una reconstrucción teórica del país que soñamos. Con esas ideas armar un modelo conceptual que debe seguir un gobierno en el futuro al cual le exigiríamos el cumplimiento de las directrices trazadas, haciendo uso del artículo 66 de la Constitución de la república, según el cual tenemos derecho a pedir cuentas a nuestros funcionarios.  

Podemos fortalecer la asociación desde cualquier lugar del mundo, unidos por el deseo de regresar a nuestra tierra bajo condiciones favorables al entendimiento y el progreso.

El pasado 11 de abril se celebró el primer Town Hall (cabildo) Latino en Salt lake City, al cual asistieron 8 altos funcionarios de Estados Unidos, entre ellos el vicegobernador del estado de Utah, Spencer J. Cox, 3 representantes del congreso y 3 senadores del congreso regional y el presidente del partido republicano.

Aunque este acto estaba abierto a todas las tendencias políticas no contó con la presencia del partido demócrata, que aparentemente argumentaron, que éste no era el primer acto de este estilo y que se trataba de una táctica engañosa de marketing.

Esta situación trajo a mi memoria una interesante reflexión, que debe ser evaluada como un valor ciudadano. La discriminación suele darse en 2 direcciones: el que discrimina y el discriminado, ya que éste, a su vez, también discrimina.

Respecto a este acto surgieron críticas acerca de que no se trata de un genuino encuentro latino por la falta de sus representantes. Me pregunto ¿Si los representantes latinos no se presentan deja de tener importancia el encuentro? A mi entender, sigue teniendo relevancia porque los asistentes son, en su mayoría, latinos.

El objetivo es coordinar esfuerzos para integrar la comunidad latina con la de origen anglosajón. Se está presentando la circunstancia del encuentro de dos intereses compatibles. Por una parte, existe en Utah y Arizona la necesidad de inmigrantes para crecer aspirantes que reúnan el perfil adecuado. Esto es que tengan un estatus legal, que sepan adaptarse, que cumplan la ley. Por la otra parte, los latinos quieren adaptarse al estilo de vida americano más genuino, integrarse al sistema americano, no al estilo de frontera, como en Florida o Texas.

Un aspecto importante para la integración es que, de los 8 funcionarios asistentes, 7 hablan español.

De esta integración resultarán fortalecida la conciencia ciudadana con actos como los que he promovido en programas anteriores: Hacer seguimiento a la gestión de nuestros funcionarios y hacerse escuchar por sus representantes en el gobierno a través de la vía formal del correo ordinario.

Para ubicarles en el contexto de la comunidad de Utah, debo señalar, que se trata de un estado mormón muy afín con el cristianismo con ciertas diferencias como la creencia de que Jesucristo resucitó en EE. UU. y por ello, de allí provienen ciertos profetas que han transmitido las enseñanzas de Jesús.

En La iglesia mormona todo es gratuito, no existe el diezmo obligatorio, ayudan a los desposeídos con comida, estudios, misioneros activos incluso urbanizaciones.

Estos principios coinciden con la esencia de ser buen ciudadano que da y recibe amor.

La gente vive en sociedad bajo un estado que funciona con problemas que se solucionan a través de la misma comunidad.

También me reuní con miembros de EVE (Estudiantes Venezolanos en el Exterior) que relataron sus orígenes, su crecimiento, cómo funcionan. No sólo llevan la voz de los ciudadanos venezolanos a los encargados de los asuntos migratorios, de asilos, educación, sino que dan talleres de atención al venezolano donde se aprende a gestionar asuntos como impuestos, licencias, beneficios de los seguros y otros temas de interés.

Se han presentado casos de abusos entre venezolanos por falta de ese comportamiento cívico que hemos perdido y que no necesita de un espacio físico, sino que debe ir con nosotros dondequiera que estemos.

Por eso quiero alimentar la semilla necesaria para un despertar colectivo de la conciencia ciudadana. Porque, así como hay abusadores, también hay venezolanos con ética y valores, ahora dispersos en el mundo, con y sin estudios profesionales, que tienen mucho que aportar en este sentido.

Quiero hacer un reclutamiento, algo donde afiliarnos para irnos preparando más allá del marco de la dictadura, a los venezolanos que, a través de esta experiencia de adaptación, han sentido un despertar del amor a la patria.

Debemos unirnos y formar una masa crítica, propongamos ideas, hagamos congresos virtuales más allá de las críticas a la situación actual, imaginar y aportar a la construcción de la situación que soñamos. Ejemplo, queremos que la ley x establezca determinadas condiciones porque viviendo fuera hemos percibido que tales normas funcionan.

Ubicarnos en la realidad de muchos que llegaron a Colombia caminando hasta Ecuador, Chile, del que entró a EE. UU. a través de la frontera con Méjico o el que entró en avión, pero por diversas razones perdió todo.  

Hagamos una labor de reflexión interna, con nuestra autoestima elevada, intercambiemos experiencias usando como punto de encuentro, por ejemplo, la página de Valores Ciudadanos, https://valoresciudadanos.org