CAPÍTULO 1 Contraloría social. Artículo 66 de la Constitución Venezolana

La Contraloría social invita, a quienes votamos, a reflexionar acerca de la rendición de cuentas públicas de parte de nuestros electos. Nuestro deber no es sólo votar, debemos además seguir las acciones de los electos, exigirles el cumplimiento de lo ofrecido. La contraloría social debe ser ejercida por cada ciudadano sobre los electos. La rendición de cuentas debe ser constante, mensual, diaria, semanal sobre la base del plan presentado por el electo.

18/03/2019 Capítulo 1 CONTRALORÍA SOCIAL. ARTÍCULO 66 DE LA CONSTITUCIÓN VENEZOLANA

La contraloría social como deber ciudadano contemplado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Preámbulo

Este programa se va a alternar, cada 15 días, con el programa “La Hora de Abelardo Izaguirre”. En el formato habitual, desde hace 5 años, Izaguirre viene haciendo denuncias mezcladas con llamados a la conciencia ciudadana, pero ha reflexionado acerca de la necesidad de profundizar los temas con un enfoque más didáctico. Ha reconocido que con simples denuncias y declaraciones no iba a cambiar la conducta reiterada del “vivo criollo” sino que su aporte es mayor colaborando a construir la mentalidad ciudadana. 

Antecedentes del  tema a tratar

La realidad se mueve en un escenario donde las relaciones diplomáticas se desequilibran constantemente por intereses geopolíticos más que por afinidades culturales.

Hace un año se iniciaron conversaciones en EE. UU. acerca de la posibilidad de intervención militar a Venezuela. Hace meses se ha vuelto a tocar este tema, pero no se ha materializado, ¿Por qué? Analicemos los hechos…

El pasado 28 de febrero en la reunión del Consejo de Seguridad de EE. UU. hubo consenso acerca de la No intervención militar a Venezuela, en su lugar, se habló de elecciones con garantías y de facilitar el acceso a alimentos y medicinas.

Entre los países que se opusieron, los más fuertes son Rusia y China.

Por otra parte, el 02 de marzo, el canciller ruso dijo que su país está preparado para trabajar, de manera bilateral, con los EE. UU. sobre el caso Venezuela.

Izaguirre comenta que, según conversación que sostuvo con el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, el tema de Venezuela se va a tratar como un caso geopolítico entre Rusia y EE. UU. con lo cual se puede decir que la solución a la crisis venezolana escapa del control de los propios venezolanos. La gravedad de la situación requiere del apoyo de una superpotencia como EE. UU.

Por errores, claudicaciones, complicidades, por geopolítica, sea por lo que sea, la situación fuerza al país a depender de otros países, así como ha ocurrido a lo largo de la historia de la humanidad, las grandes potencias decidirán el futuro de nuestro país.

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, intenta mantenerse unido a estos países como lo demostró en su reciente gira por Argentina, Paraguay, Brasil, Ecuador. Pero, estos países latinoamericanos que dicen apoyar a Venezuela temen, a su vez, ser intervenidos por EE. UU. o cualquier país poderoso, en situaciones futuras y por eso, diplomáticamente, se lavan las manos.

Aunque reconoce las buenas intenciones de J. Guaidó, se siguen cometiendo errores. Aunque si bien se reconoce que actuó correctamente rindiendo cuentas de sus actividades, no debió insistir en anunciar que la ayuda humanitaria entraría “si o si”.

En su discurso habló de un plan que no esbozó, se afincó nuevamente en el argumento de que hay que motivar la participación de las FFAA para solucionar la crisis.

En este punto, Izaguirre señala que es un error continuar con la mentalidad de que los militares representan la solución cuando la realidad ha demostrado que la FFAA se beneficia de la crisis republicana, no sólo desde el siglo XIX sino por los hechos recientes.

Agrega, el destino de los venezolanos esta en mano de los civiles, pero tratar de mantener las calles llenas de manifestantes no resuelve el problema.

Se requiere un cambio de rumbo para recuperar la calidad de vida.

El Artículo 66 la aún vigente Constitución de la República de Venezuela, obviando las formas chavistas, registra que los electores tienen el derecho de que sus representantes rindan cuentas públicas, transparentes y periódicas sobre su gestión de acuerdo con el programa de gobierno presentado.

La Contraloría social invita, a quienes votamos, a reflexionar acerca de la rendición de cuentas públicas de parte de nuestros electos. Nuestro deber no es sólo votar, debemos además seguir las acciones de los electos, exigirles el cumplimiento de lo ofrecido. La contraloría social debe ser ejercida por cada ciudadano sobre los electos. La rendición de cuentas debe ser constante, mensual, diaria, semanal sobre la base del plan presentado por el electo.

Este es uno de los fallos de Guaidó. Al no haber un plan coherente, no hay cómo reclamarle. Todo es etéreo como los mensajes de “Calle, Calle y más Calle”.

Enfatiza, Izaguirre, “Sin que valgan argumentos superficiales como que sea feo, sea bello, sea zambo, sea mulato, que sea del Caracas o del Magallanes, o que nació el mismo día que Bolívar o que tiene la misma edad que tenía Bolívar cuando gobernó.

Lo que vale es que lo que promete, se cumpla y que lo podamos revisar como deber ciudadano porque todos queremos un país que salga adelante.

Esa conciencia individual y colectiva sólo se va a materializar cuando sepamos ejercer nuestros deberes y derechos. Cuando reconozcamos que hemos sido corresponsables, durante todos estos años, de lo que ha sucedido en Venezuela.

Muchos de los cargos designados por el presidente (e) Guaidó han sido acertados como el de María Teresa Romero en Guatemala, quien ejercerá, desde el 8 de marzo, el cargo de embajadora en una sede de propiedad venezolana.

Anunció Izaguirre que fue contactado por los comisarios operadores de justicia de EE. UU. para apoyar una iniciativa muy loable a favor de la transición. Su aporte será este programa a disposición para consolidar una plataforma de contacto interactivo sobre todo entre los venezolanos en el exterior.

Concluyó diciendo que este programa se dedicará a educar y aportar herramientas conceptuales para el rescate de la democracia que, con todos sus defectos, llegó a representar un ejemplo para América Latina. Invita a unirse a esta plataforma para transitar el camino definitivo hacia la recuperación de la patria de Bolívar y de nuestros familiares que soñaron con dejarnos un país de grandes metas.